Los inversores adoran los ETF de renta fija

Los fondos cotizados de deuda se han convertido en la segunda mayor clase de activos entre los indexados

Los ETF de renta fija han experimentado un crecimiento constante a lo largo de 2021 hasta convertirse en la segunda mayor clase de activos entre los vehículos indexados. 

Según los datos de Amundi, correspondientes a noviembre, la renta fija recibió 13.600 millones de euros, con 10.900 millones en estrategias de bonos soberanos y 2.700 millones en deuda corporativa. Aunque al principio los inversores se centraron a partes iguales en renta investment grade y en high yield (con un comportamiento muy similar en cuanto a las entradas), la irrupción de la variante ómicron inclinó finalmente la balanza a favor de la primera categoría.