Optimismo en las acciones turísticas

La confianza en un rápido regreso de los viajes dispara las cotizaciones turísticas. ¿Está justificado el optimismo? Tiempo de escucha: 2 minutos

Transcripción

Hola a todos. Soy Alejandro Ramírez y estas son las obsesiones de la revista Inversión al cierre de los mercados europeos el miércoles 23 de diciembre.

Los valores turísticos se han dado hoy un gran festín en bolsa. A nivel global, las subidas han sido generalizadas. Y en España hemos visto a IAG apuntarse un 7 por ciento o a Meliá Hotels repuntar más de un 6 por ciento. 

También han estado en el grupo de los ganadores Amadeus y Aena.

Fuera de nuestras fronteras, las títulos de los cruceros se han sumado a la fiesta de las aerolíneas y los hoteles.

El motivo es que después de un año terrible, el sector quiere cambiar el chip y transmitir un renovado optimismo de que se encuentra preparado para el regreso de los viajes.

Confían en que la llegada de la vacuna sirva para que los ciudadanos redescubran su pasión por viajar. 

Y que el hecho de que la gente lleve muchos meses encerradas en sus casas va a reactivar la demanda de vacaciones.

Es lógico que el sector quiera sacudirse ese pesado lastre que arrastra desde el principio de la pandemia, pero la sensación, a pesar de estas subidas en bolsa, es que es demasiado pronto para celebraciones.

La recuperación tardará en llegar. Los riesgos siguen ahí. Las campañas mundiales de vacunación duran años y no estamos libres de nuevas mutaciones del virus. El verano de 2021 es posible que sea mejor que este, pero poco más. 

Hay que mirar a 2022 para pensar en una vuelta a la normalidad. Saludos.

En portada