En Londres está el problema y la solución

El optimismo sobre el Brexit devuelve la tranquilidad a los mercados. Tiempo de escucha: 2 minutos

Transcripción

Hola a todos. Soy Alejandro Ramírez y estas son las obsesiones de la revista Inversión al cierre de los mercados europeos el martes 22 de diciembre.

En cuestión de 24 horas, Londres provocó la caída y recuperación de las bolsas.

La aparición de la nueva mutación del virus, que contagia con más rapidez, hizo sonar las alarmas en todos los mercados.

Una vez más, el español fue el que se llevó la peor parte. Los inversores huyeron más de la bolsa española porque el Gobierno se quedó paralizado ante las noticias que llegaban del Reino Unido.

Mientras los países europeos reaccionaban y tomaban medidas de inmediato, el Ejecutivo español, una vez más, fue incapaz de tomar la iniciativa. Es lo que pasa cuando no se tiene un plan y cuando se está entretenido en cuestiones de cara a la galería. 

En el momento de actuar, de tomar decisiones serias, nuestros gobernantes siempre buscan una excusa o algo en lo que escudarse.

Y si no que se lo pregunten a Marruecos, que tiene un olfato especial para detectar gobiernos débiles y fáciles de desestabilizar.

Afortunadamente, la calma ha vuelto a la bolsa, gracias primero a las noticias que llegaron de los Estados Unidos, donde el Congreso aprobó un nuevo plan de estímulos fiscales por 900.000 millones de dólares.

Y segundo por los avances que se han registrado en las negociaciones del Brexit, que han devuelto la esperanza a los inversores de que se llegue a un acuerdo antes de que acabe el año. 

Definitivamente, en Londres tenemos el problema y la solución. En España, problemas y más problemas. Saludos.

En portada