Nuevas ideas operativas para el DAX 30

El índice de la bolsa alemana, el DAX 30, es el favorito de los traders; pero tiene sus particularidades

El DAX 30 es uno de los índices más apreciados por los traders y se encuentra entre los tres activos más operados a escala global. Entre los grandes atractivos que reúne el indicador de la bolsa alemana están su gran liquidez y el hecho de juntar en un índice a las 30 compañías más relevantes de la primera economía europea.

Muchas de ellas son grandes exportadoras, lo que a su vez permite al DAX 30 funcionar como un excelente termómetro para medir la salud del Viejo Continente. 

La primera razón que ha encumbrado al índice alemán es su gran liquidez, lo que se traduce en menores comisiones a pagar. El coste de operar en un instrumento concreto se puede determinar por el ‘spread’ o diferencial de compraventa que tenga. De este modo, «al ser un índice muy líquido, va a tener generalmente una horquilla más reducida que otros índices por lo que será más barato operarlo», explica José Luis Herrera, analista en Banco BIG. 

También es cierto, como apunta Juan Enrique Cadiñanos, director de la oficina de Admiral Markets en España, que «el hecho de que sea el activo más operado a nivel mundial hace que pueda ser también uno de los más baratos, pero eso no conlleva que sea el de menos riesgo». Por ejemplo, cada contrato de un futuro del DAX tiene un coste elevado y el valor nominal también es muy alto, ya que el punto vale 25 euros. Por eso, muchos traders lo operan a través del CFD,  que «es mucho más barato que el futuro y más flexible, ya que el punto vale un euro», explica Cadiñanos. 

Otra de las ventajas más apreciadas del DAX 30 es que se trata de «un activo noble y que proyecta movimientos muy técnicos», dice Borja Muñoz, trader y formador de inversores. De este modo, al seguir muy bien las directrices del análisis técnico, «permite cierta calma en la seguridad de nuestras posiciones», recalca este experto. De hecho, al ser un activo muy líquido, «respeta muy bien las tendencias, tanto por temporalidad como por dirección», añade Cadiñanos. 

Por eso mismo, apunta Herrera, «no será tan fácil ver movimientos erráticos por causa de la iliquidez, como puede ocurrir puntualmente en índices menos negociados». Esta nobleza del DAX 30 hace que sea el índice favorito de muchos operadores, por encima incluso de los grandes selectivos de Wall Stret. «Sus movimientos más acompasados permiten dibujar figuras y reproducir patrones con mayor rigor que en los activos americanos», apostilla Muñoz.

Horarios y marco temporal

Por otro lado, la gran liquidez del DAX 30 hace que sea adecuado para operarlo en cualquier horizonte temporal, aunque como apunta Cadiñanos, se trata de uno de los activos preferidos por ‘scalpers’ a nivel mundial, es decir, por los traders que hacen muchas operaciones, en poco tiempo y con gráficos de uno a cinco minutos.

Respecto a las mejores horas del día para operar en el DAX 30, los analistas consultados coinciden al señalar que entre las 8 y las 11 horas por la mañana y las 15 y las 16:30 por la tarde son los mejores momentos, es decir, coincidiendo primero con la apertura del mercado en Europa y luego con el arranque en Wall Street. Eso en condiciones normales. Si hay un evento macro importante que tenga repercusión sobre el DAX 30, entonces esa hora también será muy importante.

Los factores que más suelen mover al DAX 30

Aunque muchos traders, en especial los que operan en intradía, no suelen centrarse en los factores que provocan movimientos en un índice, sino que simplemente tratan de seguir la tendencia, nunca está de más conocer las derivadas fundamentales que pueden acelerar las oscilaciones de un índice como el DAX 30. 

Por supuesto, hay que tener en cuenta que las compañías alemanas son eminentemente industriales, por lo que todos los datos «relacionados con la actividad industrial y manufacturera influirán en el índice», apunta Herrera. Debido a la vocación exportadora de las empresas que lo componen, también influirán los cambios que pueda haber en cuanto a política monetaria y sus posibles implicaciones en la moneda común. 

Además, como recuerda Cadiñanos, es importante vigilar «todo lo que tenga que ver con el euro». En concreto, hay que tener en cuenta indicadores como el PMI manufacturero en Europa, los datos de confianza del consumidor, el indicador de confianza económica en Alemania que elabora el Instituto ZEW, el que publica el Instituto IFO, los datos del PIB o las cifras de inflación.  

El uso de los ‘stop loss’

En cuanto al uso de los ‘stop loss’, el DAX 30 no se diferencia mucho del resto de selectivos, con algunos matices. La norma general es que el horizonte temporal determina todo. Así, en operativas a más largo plazo, «se puede dar más margen, ya que la ratio riesgo-beneficio es más amplia», explica Cadiñanos. 

Por el contrario, en marcos temporales más cortos, y en particular en operaciones de ‘scalping’, la orden que corta las pérdidas hay que situarla bastante más ceñida. «En intradía trabajamos con ‘stops’ nunca superiores a 15 puntos, suficiente para cubrirnos en el peor de los escenarios», añade Borja Muñoz. 

Estrategia ‘3 bars’ de Williams para operar en el DAX 30

Sobre las posibles estrategias a desplegar para operar con el DAX 30, los expertos consultados apuntan que cualquier operativa que sea a favor de la volatilidad funciona muy bien. Por ejemplo, Cadiñanos propone la estrategia ‘3 bars’ de Larry Williams, que es francamente efectiva con este activo. 

Se puede aplicar a gráficos semanales, diarios o de cuatro horas y emplea una media móvil de los máximos de las últimas tres sesiones y otra media móvil de los mínimos de las últimas tres sesiones. Cuando las dos medias estén mirando al alza, «podremos comprar cuando los precios toquen la media baja y deshacer posiciones cuando los precios toquen la media alta», explica Cadiñanos. Por el contrario, cuando las dos medias estén mirando a la baja, será el momento de deshacer posiciones bajistas cuando los precios toquen la media alta y deshacer posiciones alcistas cuando los precios toquen la media baja.

Ideas operativas en el DAX 30

Para poner en práctica estos conceptos y estrategias, los expertos consultados señalan varias ideas de inversión en el DAX 30. Una primera alternativa es Infineon, que acaba de marcar máximos anuales tras superar una resistencia importante por encima de los 27 euros. El valor deja un patrón de continuación con una proyección teórica hasta la zona de los 34-35 euros, con bastantes opciones dada la estacionalidad positiva del mercado en la recta final del año.

A medio plazo, el potencial de avance es igualmente importante, ya que la siguiente resistencia se sitúa en la zona de los 44-45 euros, máximos de 2001. La acción de Infineon llegó a cotizar en torno a los 85 euros en los momentos previos a la burbuja ‘puntocom, mientras que marcó mínimos en 2009 sobre los 0,34 euros. Aunque ha retomado la buena senda, sigue siendo un valor afectado por la volatilidad del sector tecnológico. 

Por la parte baja, el soporte a vigilar son los 27 euros, aunque la referencia clave a no perder está un poco más abajo, en los 24 euros. Si la acción perdiera este nivel, rompería la serie de mínimo y máximos crecientes que está detrás del último impulso, con lo que se metería en un rango lateral.Dentro del sector industrial, otra alternativa es Siemens, cuyos títulos apuntan a un ataque a los máximos históricos de 2017.

El DAX 30 es un índice más barato de operar debido a su liquidez, y además, respeta muy bien los patrones técnicos

La acción se encuentra consolidando los máximos de cierre semanal en torno a los 115 euros, aunque en el intradía logró acercarse recientemente hasta los 120 euros. A corto plazo, la clave está en la superación de los 115 euros, lo que supondría ir a buscar los máximos históricos en los 121 euros. Por tanto, rebasando este nivel quedaría en subida libre, de modo que la siguiente proyección alcista estaría en el rango de los 125-130 euros, lo que corresponde a doblar el último canal vigente. 

Si el rebote perdiera impulso, habrá que vigilar el soporte de los 110 euros, que son la primera referencia, y más abajo, los 105 euros. De perder este nivel, quedaría con sesgo negativo y con opciones de ir a buscar los 100 euros. Esta zona, de perderse, marca la activación del escenario correctivo, y no se puede descartar en caso de que haya un giro brusco del mercado.

En portada