Los súper dividendos

Los inversores tienen en los dividendos el arma más eficaz para hacer frente a la inflación. Pero cuidado al elegir: no todos son iguales

Los dividendos han demostrado históricamente ser una buena protección contra la inflación. En momentos donde la inflación muestra una senda alcista, los dividendos también lo han hecho. Intuitivamente se podría decir que, en periodos inflacionarios, hay empresas con capacidad para aumentar sus precios, y que, por consiguiente, sus ganancias se vean aupadas, traduciéndose en buena parte de los casos en mayores dividendos. 

Y estos dividendos han resultado ser el principal impulsor de los rendimientos accionariales. Así se observa al comparar el desempeño del S&P 500 incluyendo y excluyendo dividendos. El poder de los dividendos es notable.