Los fondos de reparto afilan las garras

El incremento de la retribución al accionista supone una gran oportunidad para estos productos

La suspensión del dividendo hizo correr ríos de tinta. Pero lo cierto es que en 2020 la retribución al accionista mostró cierta resiliencia.

No sólo durante el primer trimestre, cuando la crisis de coronavirus no había estallado, también, como recuerda Janus Henderson, el final de año fue relativamente robusto. Amortiguó la caída total en el 12,2 por ciento en términos generales hasta los 1,255 billones de dólares.