«La orgía de placer» de los fondos distressed

Las compañías en riesgo de quiebra crean un escenario idílico para los fondos distrassed. La situación actual es "una orgía de placer"

El Astelena fue uno de los primeros barcos hechos de madera con los que Antonio Armas comenzó a operar el tráfico salinero y de carga en Canarias, allá por 1941. Muchos años después, ya en manos de sus descendientes, la compañía llegó a convertirse en la naviera más importante de las islas, tras introducirse en el mercado de los buques de pasaje.

Pero no fue hasta 2018 cuando dio el salto definitivo, al comprar Trasmediterránea a Acciona por 260,4 millones de euros. Se trataba de un paso de gran envergadura, con implicaciones financieras de calado, pero el auge del turismo mundial permitía proyectar un incremento sostenido de los viajeros que justificaba el desembolso.