La gran decepción china

¿Es China invertible? Sí, pero con una gran advertencia: analizar la posición competitiva y los beneficios de una empresa ya no es suficiente

China ha ido ganando protagonismo en los mercados internacionales durante los últimos veinte años, gracias a unas tasas de crecimiento (de la población, de los beneficios, del PIB...) difíciles de obtener en otras latitudes. 

Así, el dragón asiático supone ya un tercio de los índices de mercados emergentes, aunque esa proporción se elevaría al 50 por ciento si se incluyeran las acciones A de la China continental.