La bolsa europea agobia a Wall Street

Tras años de quedarse rezagada, la renta variable del Viejo Continente supera por fin a su homóloga americana

Ya lo avisaban los profesionales de la gestión de activos a comienzos del ejercicio: 2021 era el año de la renta variable europea, la ocasión de romper la norma establecida y superar a Wall Street por primera vez desde 2017. Y, por esta vez, han clavado sus predicciones. El Euro Stoxx 50 escala un 14 por ciento respecto al 12 que se revaloriza el Dow Jones y muy por encima del escaso 5 por ciento que sube el tecnológico Nasdaq, la estrella del año pasado. 

Los motivos detrás de este mejor comportamiento del Viejo Continente son diversos. El primero de ellos es puramente técnico: las bolsas europeas se quedaron muy por detrás en 2020 y, por eso, este año rebotan con más fuerza. El caso del IBEX 35 español es paradigmático en este sentido, pues el ejercicio pasado fue uno de los selectivos más castigados (cerró con una minusvalía del 15 por ciento) y este sube prácticamente en la misma proporción.