Japón baja a Rovi de las nubes

Rovi recupera el pulso en bolsa tras el duro castigo inicial por culpa de las vacunas contaminadas en Japón

Laboratorios Rovi se enfrentó a su cisne negro en la recta final de agosto, tras conocerse la muerte de dos personas en Japón por culpa de una de una supuesta contaminación en los viales de la vacuna de Moderna producidos en sus instalaciones. En pocos más de tres sesiones desde el 26 de agosto, sus acciones se desplomaron un 20 por ciento y provocaron la desbandada de los inversores, siempre tan sensibles a los riesgos de reputación asociados a las vacunas y al posible impacto en las cuentas de la propia Rovi.

Esta misma semana se acaba de saber que las autoridades de Japón detectaron otro lote de vacunas sospechosas, tras descubrirse partículas negras en un vial. Sin embargo, el mercado se lo tomó con mucha más calma y las acciones de Rovi rebotaron en torno al 5 por ciento ante la posibilidad de que la compañía española no tenga ninguna responsabilidad por la contaminación.