Invertir en bonos cuando sube la inflación

La tensión en el mercado de deuda ante el miedo a una subida de los tipos dificulta la gestión de los bonistas

Los inversores y los gestores de renta fija conviven, desde 2012, con un escenario extremadamente difícil de manejar debido a la cercanía de los tipos de interés a niveles de cero, lo que provoca que muchos títulos de deuda ofrezcan rentabilidades nulas o incluso negativas.

Si bien, la situación ha ganado en complejidad en los últimos tiempos y así lo reflejan las tensiones que vive el mercado, donde la rentabilidad del bono americano a diez años ha pasado del 0,5 por ciento al 1,75 por ciento en muy pocos meses, provocando importantísimas pérdidas en las carteras que estaban invertidas en ‘treasuries’ (al emitirse títulos con mayor rentabilidad, cae el precio del papel en circulación que ofrece menos rendimiento).