Invertir de espaldas a la guerra

Desde el bono rinoceronte a los fondos que invierten en derechos musicales. Estos son los activos con nula o escasa vinculación con la guerra en Ucrania

Invertir al margen de la guerra es posible. Si bien es cierto que el conflicto ha elegido a sus activos ganadores y perdedores, no todos los inversores están dispuestos a convivir con la enorme volatilidad que ello genera y el  futuro incierto que ofrece.

Por este motivo, cualquier producto innovador y que, además, ofrezca cierta descorrelación con Ucrania puede ser interesante. No es sencillo encontrarlos, pero en el mercado hay siempre de todo. Entre estos productos destaca el llamado ‘bono rinoceronte’. Se trata de una emisión de bonos emitidos por el Banco Mundial por un total de 150 millones de euros que tienen como finalidad aumentar la población de rinocerontes negros en Sudáfrica, que se encuentra en peligro de extinción.