Fondos que manejan la volatilidad

La incertidumbre se ha instalado en el mercado. Hay productos que saben sacar partido de ella

La volatilidad será un activo más en este 2022. En un entorno donde cada vez es más difícil diversificar en activos convencionales, la volatilidad atraerá la atención de los inversores como opción de inversión alternativa. Además, y como consecuencia de la crisis provocada por el coronavirus, «la comunidad de venta de volatilidad se hizo más pequeña, lo que hace que la prima y los rendimientos potenciales para quienes inviertan en ella ahora sean aún más atractivos», explica Jan Hoffmann, especialista de producto de Allianz Volatility.

Los expertos ven en las políticas de los bancos centrales como las grandes generadoras de volatilidad entendida como incertidumbre. Incluso si esperamos que los bancos centrales, especialmente el Banco Central Europeo (BCE), no puedan endurecer significativamente su política monetaria, «es probable que las discusiones al respecto generen incertidumbre y, por lo tanto, volatilidad en los mercados financieros una y otra vez», aclara Philipp Vorndran, estratega de mercados de Flossbach von Storch, con el consiguiente riesgo de incremento de las rentabilidades de los bonos del Tesoro de los Estados Unidos, «lo que puede seguir, a su vez, siendo el principal impulsor de incertidumbre en renta variable», añade Jacques Henry, estratega multiactivos de Pictet WM.