¿Fin de la partida?

Las restricciones impuestas por China a los videojuegos y los desplomes en bolsa alertan a los inversores

¿Fin de la partida para el sector de los videojuegos? El inversor en bolsa podría pensar que la edad dorada de las empresas que se dedican a desarrollarlos o que suministran la tecnología necesaria para ello ha finalizado, pero se trata de un sector que tiene todavía recorrido.

Las alarmas saltaron cuando China limitó su uso a tres horas semanales, entre las 8 y las 9 de la noche los viernes, fines de semana y festivos. Esto provocó que las acciones de las grandes tecnológicas con Tencent a la cabeza cayeran en bolsa. Los títulos de la compañía, que es dueña de algunos de los juegos más populares como el Fortnite (controla el 40 por ciento de Epic Game, que lo desarrolla) se dejaron un 8 por ciento y contagiaran a otras empresas como NetEase, que cedió un 11 por ciento. Y es que este mercado es muy relevante para el sector y las compañías que allí operan se verán afectadas. Estamos hablando de una industria que facturó 150.000 millones en 2019 y donde se esperaba un crecimiento anualizado de doble dígito entre 2020 y 2027.