España se descuelga de la inversión en capital privado

Cae un 26 por ciento a pesar de que su rentabilidad llega a ser un 14 por ciento más alta que la que ofrece la renta variable

Después de tres años consecutivos batiendo récords, el capital privado (venture capital y private equity) ha sufrido en España un frenazo en el volumen de inversión, con una caída del 26,4 por ciento en 2020 hasta situarse en los 6.275 millones de euros, muy lejos de los 8.526 millones logrados un año antes.

El desplome en España nada tiene que ver con lo sucedido en el resto del mundo, donde el montante movilizado creció un 8 por ciento el año pasado hasta alcanzar los 491.800 millones de euros, según datos de la consultora Bain & Company.