Deuda corporativa: duraciones cortas y gestión muy activa

El mercado de la renta fija privada es el caladero en el que pescan muchos gestores de deuda desde que el 5 de julio de 2012 se inauguraron los tipos cero, reduciéndose drásticamente la posibilidad de obtener rentabilidad en la deuda soberana.

«Ha pasado casi una década en la que recurrentemente me preguntan si hay que salir de la renta fija. Pero, si miras nuestro fondo de renta fija más flexible, el Renta 4 Valor Relativo, ha subido un 56 por ciento desde entonces. Y es que hay un abanico de activos como la renta corporativa de grado de inversión, el ‘high yield’ o los bonos subordinados que no tienen los tipos al cero», explica Ignacio Vitoriano, gestor de Renta 4.