Consejeros, por gracia y por desgracia

Implicarse en la elección o rechazo de los consejeros no debería ser tan solo un derecho, sino una obligación frente a los grupos de interés

Por gracia y por desgracia, la prensa pone más énfasis en los nombramientos de consejeros mediocres que en aquellos nombramientos de personas y profesionales de gran reputación.

Por gracia: porque de este modo la prensa hace de mecanismo de control adicional para limitar, en cierta manera, este tipo de prácticas en el futuro. Cuántas líneas se han escrito sobre las puertas giratorias…