Al sector eólico le va mal la calma

Su evolución en bolsa sufre los rigores de un cóctel explosivo con caídas de un 30 por ciento

El subsector de la energía eólica está viendo cómo su evolución en bolsa sufre los rigores de un cóctel explosivo con caídas en torno al 30 por ciento desde principios de año. Las interrupciones en la cadena de suministros, el incremento del precio de las materias primas y del transporte y un periodo sostenido de baja intensidad en los vientos ha tumbado a las principales compañías del sector. 

Tanto Siemens Gamesa como Vestas han emitido varios ‘profit warning’ durante este año como consecuencia de retrasos en la producción y el incremento de los costes derivados de la congestión en la que se encuentran los puertos marítimos a nivel mundial, con una gran cantidad de buques mercantes esperando a ser descargados.