Activos de ahorro sencillos y flexibles

Los depósitos y cuentas son el primer contacto de los ahorradores incipientes, hasta los 40 años de edad, que buscan cierta rentabilidad con seguridad

A pesar de sus bajas rentabilidades (la media en España roza el 0,02 por ciento) cuentas y depósitos serían los mejores productos para los inversores más jóvenes debido a que se trata de ahorradores que, hasta la fecha, han tenido poco contacto con el mundo financiero, pero que ya empiezan a tener ingresos periódicos por sus primeros trabajos.

Se trata, por lo tanto, de un colectivo con poco dinero ahorrado, «y lo poco que tienen lo utilizan de manera habitual para pequeños imprevistos y para fines a corto plazo», explica Antonio Gallardo, experto financiero de iAhorro, quien añade que «si necesita ese ahorro no pueden arriesgarse a tener pérdidas», añade Gallardo.