Tierras raras. El nuevo petróleo que China monopoliza

Pekín controla las materias primas esenciales para las energías limpias, cuya extracción, paradójicamente, es muy contaminante

'Minerales y escasez de metales en la industria: una bomba a contrarreloj que hace «tic tac»' es el título del informe que la consultora PWC publicó hace diez años alertando sobre la elevada dependencia que Occidente tiene de las tierras raras, unos materiales producidos mayoritariamente en China.

Ya entonces advertía de que el 78 por ciento de las compañías de energía renovable, el 64 por ciento de los fabricantes de automóviles y el 57 por ciento las utilities estaban sufriendo un suministro inestable.