Los planes para preparar la jubilación se complican

Parte del ahorro en planes de pensiones se deriva a fondos de inversión. El macro fondo será otra alternativa de ahorro finalista

La bajada de las pensiones de los futuros jubilados está cada vez más cerca si se quiere sostener el actual sistema público de pensiones amenazado por un déficit crónico de la Seguridad Social que ronda los 15.000 millones de euros, por la llegada a la jubilación de 14 millones de baby boomers, por el aumento de la esperanza de vida y por una baja tasa de natalidad que hará que a mediados de siglo un trabajador tenga que sostener con sus cotizaciones la pensión de un jubilado.

Ante estas expectativas, los trabajadores que no quieran perder poder adquisitivo cuando se retiren deberán planificar concienzudamente sus inversiones y su ahorro de cara a la jubilación. Pero cada vez lo tienen más complicado debido las trabas que el Gobierno está poniendo a productos de ahorro finalista como los planes de pensiones individuales -creados específicamente para complementar las pensiones públicas de jubilación- a los que ha reducido sus beneficios fiscales a cambio de incentivar el ahorro en planes de pensiones de empresa con la creación de un macro fondo de empleo que tarda en llegar.