Los pequeños accionistas se rebelan. Y ahora pueden ganar

La rebelión vivida en los últimos días en Wall Street ha sacado a la luz el poder oculto de los pequeños inversores

Hay un calificativo en Wall Street que se usa para referirse a los minoristas y que refleja claramente el desprecio que las manos fuertes del parqué exhiben hacia el colectivo de los pequeños inversores. Se trata de «dumb money» (o «dinero tonto», en inglés), una expresión cargada de afán peyorativo que se contrapone al modismo «smart money» o las inversiones realizadas por profesionales, supuestamente acreedores de un mayor grado de información sobre el mercado.

Si bien, la rebelión de los minoristas ocurrida recientemente en Wall Street ha dado la vuelta a la tortilla y muchos se preguntan ya si los adjetivos ‘tonto’ e ‘inteligente’ no deberían aplicarse al revés a partir de ahora.