Las IBEX que devora la inflación

La gran sopresa en pleno ataque de las superinflación ha sido el IBEX 35. Pero no hay que engañarse: el éxito será efímero

El aumento generalizado y sostenido de los precios de bienes y servicios (lo que en economía se denomina inflación) es un fenómeno habitual e, incluso saludable, cuando se da de manera moderada. Si bien, cuando se desboca y aparece en combinación con una ralentización del crecimiento (como sucede actualmente), la coyuntura se complica.

En este caso, conviene a los inversores identificar los negocios que son capaces de trasladar la subida de los precios a los consumidores, que han firmado contratos ligados al IPC (el índice general de precios), que tienen modelos B2B (de negocio a negocio, en inglés) o que se benefician de las subidas de los tipos de interés. Porque esos son los que pueden prosperar en un entorno complicado, marcado por la inflación.