La victoria de los novatos

Los novatos aprovecharon el confinamiento para entrar en el mercado, cosechando unos resultados a la altura de su atrevimiento

Álex Romero tuvo sobradas razones para sentirse el rey del mundo. En mayo, con el fin del confinamiento, este recién licenciado en Administración y Dirección de Empresas apostó por IAG y ganó 70.000 euros en apenas tres semanas. «El ego lo tienes por las nubes», confiesa en un arranque de sinceridad.

La misma franqueza que muestra Francisco Delgado, un experimentado piloto de líneas aéreas y avezado inversor, cuando reconoce que entró en pánico tras comprobar cómo el desplome de marzo dejó minusvalías latentes en su cartera de más de 200.000 euros. «Habría sido buen momento para comprar y ‘promediar’ la caída, como me recomendó mi asesor, pero lo estaba pasando tan mal que en ningún momento pensé en meter más dinero», apunta.