Jaque a los sectores productivos

Un nuevo desafío se cierne sobre la economía española: la escasez de materias primas. Esta carestía pone en jaque a sectores clave de PIB

Cuando todo apuntaba a que 2022 sería el año de la recuperación, un nuevo desafío se cierne sobre la economía española: la escasez de materias primas y componentes. Tres disrupciones de la cadena de suministros han coincidido en el tiempo —en una suerte de tormenta perfecta— para favorecer el desabastecimiento que ha puesto en jaque a los principales sectores productivos. Se trata de la invasión rusa de Ucrania, los últimos coletazos de la pandemia de coronavirus y la huelga de transportistas. 

En lo que respecta a la guerra, la exposición de España a Rusia y Ucrania es limitada (un 2,3 por ciento de las importaciones). Si bien, «hay determinados inputs estratégicos que pueden afectar al proceso industrial español», según reconoce Xiana Méndez, secretaría de Estado de Comercio. Y de hecho, ya lo están haciendo.