Invertir en compañías petroleras en medio de la fiesta

La redención de este sector en bolsa tiene visos de continuar, pero es preciso tener en cuenta las fuertes revalorizaciones vividas

Diversos factores apuntalan la hipótesis de la redención bursátil de las compañías petroleras tras los recortes del dividendo y la pérdida de confianza de los inversores que sufrieron estas cotizadas en los últimos años. Algunos de estos catalizadores son el apoyo del ciclo económico, las restricciones de la oferta en el seno de los principales productores y la previsión de un invierno frío en el hemisferio norte.

«En el cortísimo plazo, las petroleras van a obtener unos resultados espectaculares. El precio del crudo por encima de los 80 dólares y la recuperación económica por la reapertura les van a dar un impulso importante. Además, el capex —la inversión en exploración y nuevos pozos petrolíferos— se ha reducido mucho desde 2014, lo que significa que, si la demanda tarda más tiempo de lo estimado en caer en el contexto de la transición climática, podemos encontrarnos con que haya escasez de oro negro en los próximos meses o años. Y eso puede seguir impulsando el petróleo y a las petroleras», explica Javier Galán, gestor de Renta 4.