Invertir en ARNm supone pagar caras las promesas de futuro

Las empresas más punteras en esta tecnología tienen proyectos interesantes pero cotizan a múltiplos muy exigentes

El ARN mensajero ha hecho mucho por los inversores. Y, si no, que se lo digan a los pioneros que supieron ver en Moderna y Biontech la solución a los graves problemas provocados por la pandemia o a los accionistas de los miles de compañías que rebotan con fuerza desde que en noviembre de 2020 se anunció la elevadísima eficacia de las inyecciones desarrolladas por ambas firmas. Y aún podría aportar mucho más, de cumplirse las elevadas expectativas que algunos científicos tienen puestas en esta molécula.

Por eso, gestoras como Candriam tienen Biontech y Moderna en sus carteras, al igual que otras casas de la competencia. «En general, la tecnología ARNm es muy interesante y se trata de uno de los impulsores del avance en el campo de la biotecnología. Por eso, tengo en cartera algunas de las empresas que operan en este campo», explica Noushin Irani, gestora del DWS Biotech.