Inditex y Viscofán se desmarcan de un sector muy tocado

El tejido industrial ve aún lejos la recuperación. La producción fue casi nula y no hay confianza para el segundo semestre

La industria del IBEX 35 tuvo que enfrentarse a dos hándicaps de abril a junio que lastraron las cuentas trimestrales y arrojan un semestre paupérrimo.

La reducción e incluso cierre de la actividad -por el confinamiento y la falta de pedidos- fue ya suficiente daño como para ofrecer unas cuentas completamente deprimidas. Pero si a esta situación se suma el hundimiento en el precio de las materias primas el resultado son unos beneficios hundidos, un ebitda completamente dañado, unos márgenes destruidos y unas ventas casi inexistentes.