Giro en la política, la economía y los mercados

El poder pasa de Occidente a Oriente, del mercado al Estado, de la democracia al populismo... Para empresas e inversores, la historia no ha hecho más que empezar

¿Quién fue el verdadero ganador de la Guerra Fría entre los Estados Unidos y la Unión Soviética? Quizá, China. En 1972, la lógica de la Guerra Fría empujó al presidente Richard Nixon a una improbable alianza con Mao Zedong, allanando el camino para la vuelta de China a la comunidad global. En 1991, el colapso de la Unión Soviética magnificó la arrogancia del mensaje del «fin de la historia» de Occidente, cegando a Washington, Londres y París ante el significativo auge de China.

Volviendo a 2020, China se ha convertido en una gran potencia mundial, su forma de gobierno de partido único y su economía dominada por el Estado son fuente de consternación para el capital extranjero y de orgullo en Pekín. Para 2035, según las previsiones de Bloomberg Economics, China habrá superado a los Estados Unidos, emergiendo como la mayor economía del mundo y la fuerza geopolítica más potente.