Estrategias para combatir la subida de los precios

Las carteras con sectores ligados a tipos, eléctricas y deuda soberana de largo plazo son las peores posicionadas

La gran pregunta a la que deben dar respuesta los inversores es si su cartera está preparada por si finalmente llega la inflación. Las expectativas sugieren que el movimiento alcista de los precios podría ser algo más que coyuntural pero incluso en el caso de que la inflación no llegue a desbocarse, conviene tener en cuenta todos los problemas que acarrea.

Para la renta variable, la inflación no es una mala noticia en general, aunque hay sectores que saldrán perjudicados. En renta fija, el impacto es mucho más claro en la medida en que la inflación presiona a la baja sobre los precios de los bonos, pero de nuevo hay muchos matices porque la duración de las carteras será un elemento determinante.