El año más difícil de gestionar

Los expertos del mercado, a las puertas de un nuevo ejercicio, tienen claro dos cosas: no existe un año fácil de gestionar y 2022 puede ser uno de los ejercicios más complicados de los últimos tiempos.

Es casi imposible, incluso, hacer pronósticos sobre su inminente comportamiento.  

Hace varios años que, ante la ausencia de inversiones alternativas a la renta variable, las firmas de inversión coincidían en sus previsiones. Casi todas apuntaban a subidas del 10 por ciento para cada ejercicio. Esta vez, las discrepancias son más notables. En las previsiones para el S&P 500 encontramos una horquilla entre los 5.300 puntos –el pronóstico más optimista- y los 3.500 puntos, el más pesimista.