Deuda vuelve a ser deuda

La normalización de la política monetaria pone fin a un escenario de excepcionalidad provocado por los bancos centrales. ¿Pero a qué precio?

Los bancos centrales inician definitivamente la retirada. Después de inundar el mercado de dinero a través de políticas ultralaxas durante más de una década (desde la crisis financiera de 2008), ha tenido que aparecer en escena la inflación para obligarles a avanzar en la normalización monetaria, tantas veces pospuesta en los últimos años. 

La Reserva Federal estadounidense ha tomado la delantera con dos subidas de los tipos de interés y la reducción de su balance a partir de junio con el objetivo de hacer frente a la mayor inflación registrada en el país en los últimos 40 años.