De ahorrador a inversor… Sin remedio

Los mejores productos para entrar con buen pie en el universo de la inversión

Ahorrar a través de depósitos,  letras del Tesoro o cuentas corrientes, como se hacía antes, ya no vale. El esfuerzo que supone economizar pierde sentido si se canaliza a través de productos que hace tiempo que dejaron de generar rentabilidad. «En este entorno de inflación alta (que puede permanecer más tiempo de lo que se preveía) y con los tipos tan bajos, la rentabilidad real que se obtiene con los productos tradicionales de ahorro es negativa. Por poner un ejemplo, las entidades financieras cobran comisiones por tener el dinero aparcado. Con lo cual, hay que tomar conciencia de que hay que poner a trabajar el ahorro; de que las cuentas, depósitos y letras del Tesoro ya no son una solución», asevera José María Luna, de Luna Sevilla Asesores.

Ya lo alertamos hace unas semanas desde las páginas de esta revista cuando publicamos que un billón de euros de los españoles corre el peligro de ser devorado lentamente por la inflación al estar dormidos en estos productos baldíos. Pero un informe conocido esta misma semana obliga a seguir advirtiendo de este riesgo. En concreto, el VII Barómetro del Ahorro elaborado por Inverco asegura que el 86 por ciento de los ahorradores españoles tiene contratados depósitos, muy por encima del 53 por ciento que se encontraba en esta situación en 2019. Para más preocupación, el 14 por ciento de ellos prevé incluso incrementar su inversión en estas herramientas en un futuro próximo.