Constructoras. La diversificación repele el ataque del coronavirus

Los negocios de concesiones y servicios, junto a la sólida posición financiera, ayudan a encarar el futuro con cierta comodidad

El sector, por lo tanto, encaró un trimestre con pocos vientos en contra ya que el parón de la actividad total sólo se circunscribió a 15 días. Luego se recuperó rápidamente. Además son empresas que se han podido acoger a los ERTE y no tienen problemas a la hora de negociar con los proveedores, por lo que apenas acumularán penalizaciones a corto plazo: tienen solvencia y una sólida posición financiera gracias a la generación de caja, según el consenso de INVERSIÓN.

En cuanto a las socimis, todavía está por ver cómo afectará la pandemia al precio de las oficinas o la caída de la demanda como consecuencia del aumento del teletrabajo, aunque, de momento, se están primando espacios más amplios debido al distanciamiento social.