Dividendos en tiempos del ministro Escrivá

La incertidumbre sobre las pensiones públicas convierte al dividendo en un complemento de ahorro existencial para la jubilación

En el desierto creado por inflación y tipos, los dividendos son el oasis para la rentabilidad

El recorte de los incentivos fiscales aplicado por el ministro Escrivá a los planes de pensiones y la pobre reputación de estos productos en cuanto a rentabilidad a largo plazo han provocado que algunos inversores hayan optado por otra estrategia de cara a la jubilación: el dividendo.

«Yo invierto en bolsa desde hace mucho tiempo y siempre he estado muy preocupado por consultar el día a día de la cartera, sin mirar más allá del corto plazo. Hasta que descubrí que una estrategia de dividendos me ofrecía más tranquilidad, estabilidad y, al mismo tiempo, podía plantearme destinar la rentabilidad de los dividendos a la jubilación», explica un ahorrador que prefiere mantenerse en el anonimato y que está invertido en cotizadas como Inditex, Iberdrola, McDonald’s y Coca-Cola, conocidas por la fiabilidad de su retribución al accionista.