Cómo ajustar las carteras a la subida de los precios

Los inversores deben priorizar aquellas empresas que puedan trasladar a los precios el incremento de los costes

Con una eventual alza de los salarios añadiendo presión sobre los precios, el habitual ajuste de las carteras propio del último trimestre del año cobra aún más importancia, si cabe. «Es tiempo de adaptar las inversiones a un entorno de normalización: crecimiento moderado tras el despunte propio de la reapertura, inflación alta y normalización de las políticas monetarias a consecuencia de ello», apunta José María Luna, socio fundador de Luna Sevilla Asesores.  

En el caso de la bolsa española, conviene incrementar posiciones en los valores que vayan a resistir mejor este entorno de subidas de precios. Pero, ¿cómo identificarlos? César Sánchez-Grande, head of institutional research de Renta 4, lo tiene claro: los que tengan la opción de traspasar al cliente el incremento de los costes que están sufriendo por la vía de los precios. Acerinox es, a su juicio, una de estas candidatas y, por eso, está entre las recomendaciones que Renta 4 está haciendo a sus clientes para protegerse contra un repunte del IPC. En la misma línea, a Sánchez-Grande también le gusta Cellnex, dado que se trata de una compañía «que ajusta las tarifas a la inflación».