Caixabank y Bankia. Evitar los algoritmos y los robots

Los clientes serían los únicos con una base para preocuparse. El regulador debe impedir que se estandarice todavía más el servicio

Me temo que no hay debate factible. Tenemos la crisis económica ya declarada e inevitable que acabará por afectar a la banca vía morosidad y por la consiguiente restricción crediticia, por lo que conviene protegerla. Poco más cabe hacer que buscar economías de escala para adelantar el prescindir de parte de la estructura comercial (oficinas) y de empleados sobrantes que crecen a marchas forzadas por la tecnología y el mercado, y unificar servicios centrales. 

El sector bancario, además, tiene su autonomía empresarial muy limitada.