Amazon sí, pero no solo. Piense en Ping An

La economía sin contacto arropa sectores obvios, como el de pagos, pero aflora oportunidades más baratas e inéditas

Una nueva megatendencia de inversión emerge de la mano de la nueva sociedad sin contacto a la que nos dirigimos. Un crisol de áreas invertibles prosperarán en un contexto marcado por la reducción de las interacciones físicas entre personas.

Una de ellas es la de los pagos, que lleva en su apellido la propia palabra «contactless» (sin contacto). Aunque sus protagonistas han sufrido durante la crisis debido a la caída de la actividad comercial, su uso respecto al efectivo se ha disparado ante la percepción de que el dinero físico podría ser una fuente de contagios. Por eso y por su comodidad, se impondrán frente al metálico.