A invertir como en aquellos horribles años

La estanflación es la peor de las pesadillas para inversores y profesionales de la gestión: «Es totalmente fatalista»

Como casi siempre cuando se aproxima una amenaza para los mercados financieros, las grandes firmas de inversión aseveran, de puertas para afuera, que ésta no constituye «su escenario central». Ocurrió así cuando la inflación empezó a despuntar y se vuelve a repetir la misma historia con los síntomas de estanflación en el horizonte. 

Si bien, comienzan a proliferar los informes internos en los que se reconoce que la escalada del petróleo, la guerra en Ucrania, el incremento de los precios de las materias primas y la normalización de la política monetaria están elevando las probabilidades de que se produzca un periodo de elevada inflación y estancamiento económico (incluso de recesión), la más difícil de las situaciones para los inversores.