Un liderazgo más allá de populismos

Un mensaje de empatía y amabilidad, unido a la hábil gestión de la pandemia de Covid-19, encumbran a la primera ministra de Nueva Zelanda

La aplastante victoria electoral de Jacinda Ardern supone un respaldo a un tipo de liderazgo inclusivo que puede extenderse más allá de las fronteras de Nueva Zelanda.

En una era de populismos y confrontaciones, el mensaje de empatía y amabilidad de Ardern, unido a una hábil gestión de la crisis sanitaria del Covid-19, le valió a su Partido Laborista el mayor porcentaje de votos en más de 70 años. Algo que contrasta con la política de división radical de diversos países, como España, donde la confrontación de bloques es constante desde hace cinco años.