Proteger las vacunas como James Bond

Los transportistas de las vacunas recurren para desarrollar su trabajo a interruptores de apagado, guardias armados y sistemas de espionaje dignos del agente 007, James Bond, para garantizar las entregas

En los próximos meses, se enviarán miles de millones de dosis de vacunas contra el coronavirus por camión, avión, barco y ferrocarril a hospitales, clínicas y farmacias de todo el mundo.

A la vista de dicho cargamento valorado en decenas de miles de millones de dólares, y de algunos envíos aislados valorados en unos 70 millones de dólares, una cosa está clara: habrá delincuentes que tratarán de hacerse con una parte.