¿Pastillas o vacunas?

El final de la pandemia puede llegar con una combinación de medicamentos, vacunas e inmunidad natural

La promesa de las nuevas pastillas frente al Covid-19 de Pfizer y Merck da lugar a una pregunta esperanzadora: ¿Es así como termina la pandemia? La mejor respuesta que se puede dar es «tal vez». Por muy efectivas que sean las pastillas antivirales, pasarán meses antes de que podamos afirmar que estamos cerca del final.  

Los estudios han demostrado que las pastillas reducen considerablemente las posibilidades de que una persona de alto riesgo y no vacunada que tenga Covid requiera hospitalización. Los resultados han despertado, y con razón, esperanzas. Pfizer ha anunciado que su fármaco tiene una eficacia del 89 por ciento, mientras que el de Merck ha funcionado en un 50 por ciento de los pacientes, unos datos que suponen un gran avance.  No obstante, el año pasado por estas mismas fechas, estábamos celebrando otro logro científico: Pfizer y Moderna anunciaron los resultados de sus vacunas, aún más destacados, tanto por la eficacia como por la rapidez con que se habían desarrollado. Y, ni que decir tiene, que a todo aquello siguió más y más desolación.