La piratería apunta a los servicios de streaming

El acceso ilegal a servicios de streaming como Netflix y Disney+ crece sin control en el Sudeste Asiático

Julius es un apasionado de Netflix. Ya sean películas antiguas, anime o estrenos de éxito como Gambito de Dama, este banquero de 28 años de Manila, que solo dice su nombre, sin apellidos, vive pegado a su portátil.

No paga por ninguno de los contenidos que ve. En cuanto una serie empieza a ser tendencia en el Top 10 de Netflix, da con ella en un sitio web de streaming sin licencia o se descarga una copia ilegal de una aplicación de intercambio de archivos. «Siempre está disponible en alguna parte», comenta.