La Europa que abraza a Rusia

Mientras el mundo entero tiene la vista puesta en Ucrania, existe otro rincón europeo inflamable: Banja Luka

Banderolas con la bandera de la República Srpska en el centro de Banja Luka, Bosnia y Herzegovina.

El imponente minarete y los elegantes arcos de la mezquita Ferhadija destacan entre la grandeza imperial de la era Habsburgo la brutalidad del período comunista que dominan la ciudad bosnia de Bania Luka. La mezquita fue uno de los 16 lugares de culto musulmán de la ciudad destruidos por las fuerzas serbobosnias en las guerras que desgarraron Yugoslavia hace tres décadas.  

Ferhadija se reconstruyó y volvió a abrir sus puertas en 2016. Ahora asisten unas pocas docenas de fieles en un día normal, una fracción de la congregación previa a la guerra, lo que refleja las heridas sin cicatrizar del conflicto. Sin embargo, Milorad Dodik, el líder de la región, señala la mezquita como prueba de la mejora de las condiciones de los musulmanes, que representan alrededor del 4 por ciento de los 200.000 habitantes de Banja Luka, frente al 14 por ciento de 1991. «Soy un hombre que hizo todo lo posible por mantener y estabilizar la paz», afirma Dodik. «Los musulmanes que tenían que acudir aquí con protección policial, ahora son libres». Cada vez preocupa más si esta paz podrá mantenerse.