La banca española tiene a su alcance la solvencia exigida

Cumplir con los requisitos de Bruselas es un importante desafío, pero no un grave problema para los bancos españoles

A veces da la sensación de que los bancos deben actuar como coches de Fórmula 1. Deben actuar rápido, cumplir numerosas reglas, sufrir para adelantar y parar en boxes para repostar y prepararse para cambios sobrevenidos. 

La regulación tiene mucho que ver en todo esto. Los bancos se han convertido en máquinas de cumplimiento normativo tras la crisis financiera. La mayor parte de los ciudadanos viven ajenos al tedio y copiosidad informativa de las normas que rigen la solvencia bancaria.