La amenaza de las empresas zombis

Los inversores encarecen la financiación de las compañías más sólidas ante el temor a que las empresas zombis las salpiquen

No ha concluido la pandemia y otra amenaza se cierne sobre el tejido empresarial español: las empresas zombis. Son compañías que no son viables, pero que se mantienen gracias a las ayudas públicas y moratorias a las que se acogen.

Pero el mercado teme que esta supervivencia al borde del abismo sea muy perjudicial para el resto de firmas, las saneadas, que pueden obtener menos beneficios y perderán recursos al tiempo que se desincentivará la creación de nuevas sociedades y producirá una pérdida de empleos y productividad.