Juego de estrategia a tres bandas

Pakistán, China y la India buscan la oportunidad de ganar la partida en Afganistán

Afganistán es un centro geopolítico ubicado en el interior de Asia. En el siglo XIX, Gran Bretaña y Rusia lucharon por el poder, y en el siglo XX se convirtió en el escenario de la era estadounidense-soviética. Y ahora que la organización islamista talibán ha tomado el poder, Pakistán tiene el control de un nuevo e importante juego de estrategia internacional. China, que tiene una relación amistosa con Pakistán, también busca la oportunidad de hacerse un hueco en la región. 

Los lazos entre Pakistán y los talibanes son profundos. El Gobierno paquistaní ha sido criticado por apoyar a los talibanes, que se han resistido al régimen democrático respaldado por los Estados Unidos en Afganistán, pero aparentemente lo ha negado. Pero la semana pasada, el primer ministro paquistaní, Imran Khan, elogió al pueblo afgano por romper la «cadena de esclavitud» cuando los talibanes tomaron el control de la capital, Kabul. Mientras los talibanes continuaban las conversaciones para ejercer el poder, los medios informaron que algunos funcionarios paquistaníes participaron en las conversaciones.