El hombre que hizo desaparecer 2.000 M$

Jan Marsalek, principal sospechoso del desplome de Wirecard, está en paradero desconocido. Todo se empezó a torcer después de una barbacoa

Una fría tarde de sábado, allá por el mes de marzo, Jan Marsalek cruzó Múnich para ir a cenar a casa de un amigo. Fue un pequeño respiro que el director de operaciones de la compañía alemana de gestión de pagos Wirecard agradeció mucho, ya que las semanas anteriores habían resultado especialmente agotadoras. 

Las acusaciones de fraude contable en la compañía de tecnología financiera eran cada vez más sonoras y la prensa, los auditores e incluso el consejo de administración de Wirecard querían respuestas. Respuestas de Marsalek. El pequeño grupo de amigos, entre los que se encontraba un diplomático ruso, se deleitó con una gran barbacoa, regada con una cantidad generosa de vodka y, para el final de la velada, Marsalek se había tomado dos botellas de vino él solo. Ahí fue cuando las cosas se empezaron a torcer.