El espectro de una presidencia fracasada

Biden todavía no ha cumplido un año en el poder y su liderazgo es muy cuestionado

Estados Unidos lleva décadas aquejado de una progresiva fatiga de materiales que no solo debilita su posición como potencia global dominante, sino la naturaleza democrática de su sistema político y la funcionalidad de sus instituciones. Joseph Robinette Biden juró su cargo el 20 de enero entre el recuerdo del asalto al Capitolio unos días antes y la esperanza de que su mandato mitigara la polarización que lo causó. Su promesa fue recuperar los valores fundamentales de la ‘polis’ norteamericana: el consenso interno en los asuntos capitales y la voluntad de ser una fuerza constructiva en el mundo.  

Cuando aún no se ha cumplido un año desde su elección, esas esperanzas se van transformando en la posibilidad de una presidencia fracasada y de un retorno de Donald Trump -o un candidato elegido por él- a la Casa Blanca en 2024.