El camión eléctrico que no podía, que no podía…

Nikola se ha enfrentado a una investigación de la SEC, ha perdido socios y ha visto cómo se desplomaban sus acciones

Nikola ha vivido un año complicado, incluso para los estándares de 2020. La compañía, que nació como fabricante de vehículos de combustible alternativo de altos vuelos, inició su andadura como empresa cotizada con acusaciones de fraude a su fundador, Trevor Milton, por parte de un vendedor en corto. 

Milton negó las acusaciones, pero dimitió tras conocerse que la SEC iba a abrir una investigación. Todo ello frenó el acuerdo alcanzado con General Motors para construir camiones y derivó en el aplazamiento indefinido de la Nikola Badger, la pickup eléctrica que tanto interés ha despertado.